Publicado: 20 de Junio de 2017

El Pleno de la Sala II del Tribunal Supremo ha concluído que tanto la condena simultánea por delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas como la condena por delito de negativa a someterse a la práctica de la prueba de alcoholemia requerida por un agente de la autoridad son compatibles. 


Se ha dictaminado de esa forma ya que se estima que no vulnera el principio de proporcionalidad ni el principio ‘non bis in ídem’, que imposibilita el castigo doble a una misma persona por un mismo hecho.