Publicado: 11 de Junio de 2018


 Se supone que un préstamo es una ayuda para hacer frente a una situación económica o necesidad que requiere de una ayuda material de la que no se dispone, pero por el contrario, si un préstamo se caracteriza como:

- que tiene estipulado con un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso.

- Se ha mejorado en las condiciones tales que resulte leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa

- O que se supone que se reciba mayor cantidad que la verdaderamente entregada (falsedad), cualquiera que sea su entidad o circunstancias, podrá ser calificado como "usurario".

Hemos de tener en cuenta también que la Ley de Usura puede aplicarse también a todas aquellas operaciones equivalentes a un préstamo de dinero, cualquiera que sea la forma de contrato y la garantía que se haya ofrecido. En ocasiones hemos visto en varios casos que puede existir también una usura encubierta cuando se haya enmascarado el préstamo usurario bajo la apariencia de un contrato distinto.

Cuando un préstamo es declarado usurario, la consecuencia es su nulidad, por lo que el prestatario deberá devolver solo la cantidad que recibió, y si hubiera pagado parte del capital y los intereses vencidos, el prestamista devolverá al prestatario lo que exceda del capital prestado.

¡Consúltenos antes de cualquier operación abusiva o que considere que excede los parámetros de las buenas prácticas! 

¡No se arriesgue!